Por: gzorzoli   -  En: Articulos   - 

Había un colegio en 2010 … en el que las y los pibes:

Se quedaban libres con 20 inasistencias.

No tenían una segunda fecha en Marzo (ni fecha de octubre para libres).

Las materias eran correlativas. Si adeudaban, por ejemplo Bilogía de tercero y se llevaban Biología de cuarto no podían dar la de cuarto hasta aprobar la de tercero.

No pasaban de año si tenían previa una materia correspondiente al año anterior al último cursado. Por ejemplo, si no habían aprobado Teoría Literaria de tercer año no ingresaban a quinto año.

Alcanzaba con reprobar un solo TP a contraturno para llevarse la materia, debiendo rendir todo el programa (teoría + prácticos) en la mesa examinadora.

Les podían programar hasta 10 evaluaciones (y no 6) por semana y no había obligación de que estuvieran avisados con una semana de anticipación. Les podían tomar una evaluación sin entregarles corregida la anterior y no era un derecho quedarse con la prueba.

No había Programa de Alumnos Libres que permitiera a los estudiantes que pasaban de 4to. a 5to. -con 2 o 3 previas- finalizar con sus compañeras y compañeros su ciclo de cursada colegial

Tampoco había Programa de Recursada para los alumnos de 1ero. a 3er. año que se quedaran libres.

Claro, era un colegio en el que ingresaban 450 pibes y tenía un total de 1897 estudiantes. Hoy ingresan 560 pibes y contamos con 2417 estudiantes. Con un porcentaje de alumnos libres que superaba el 12%, muy superior al 5% actual.

Era un colegio donde las clases a contraturno -muchas menos que las actuales- eran solo de consulta, no de apoyo con explicaciones, ubicadas en horarios inconvenientes y alejados de los horarios de inicio y finalización de los turnos.

En enero y mitad de febrero el colegio estaba cerrado sin Biblioteca ni Fotocopiadora. Las tutorías de verano no existían.

Las y los alumnos del Vespertino se encontraban en inferioridad de condiciones respecto de aquellas/os de los otros turnos, ya que a las 20.00 cerraban la Biblioteca, la Fotocopiadora y la Tesorería.

Un colegio en el que se daban apenas unas pocas clases de apoyo con voluntarios a los aspirantes a ingresar. Hoy se da clases a más de 300 pibas y pibes con un plantel docente de 20 profesionales.

No existían las becas institucionales (salvo las de la Asociación Cooperadora) ni la Ricardo Rojas de la UBA, ni la Houssey financiada por el Colegio.

Un Colegio sin un cuerpo de tutoras y tutores rentados.

Un Colegio en el que el Consejo de Escuela Resolutivo votaba resoluciones que no se firmaban ni aplicaban (como la prohibición de fumar). El Consejo Académico no existía y los Consejos de Convivencia no se reunían.

En el que la Biblioteca era silenciosa y no parlante, como ahora.

Un Colegio en el que las y los estudiantes no podían utilizar los patios. En el que la Sala de Profesores, el SUM, el Microcine y el Patio Frío eran lugares inhóspitos.

Un Colegio sin orquestas y con un solo coro estudiantil.

Un Colegio en el cual había quienes pregonaban el cierre del turno vespertino o la siempre inminente expropiación del Campo de Deportes.

En el que la inmensa mayoría de los docentes era interino y podía ser desplazado, a merced de la discrecionalidad de las autoridades, lo que hoy es solo un mal recuerdo después de haberse sustanciado más de 50 concursos.

Un Colegio oscuro, que de a poco fue recobrando su color original y no solamente por la limpieza -por dentro y por fuera- de la piedra París que lo recubre, a pesar de que las y los nuevas/os estudiantes hayan renegado por soltar la supuesta «comodidad» de un banco fijo en desmedro de mayor inclusión e innovación pedagógica, o de un sector de los docentes que se rehusó a discutir abiertamente una reforma del Plan de Estudios en un Colegio de experimentación pedagógica.

Un Colegio que puede ser cada día más.

Calendario
septiembre 2019
L M X J V S D
« May    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30